Con la Citra Hibernation, Oso Pardo estrena su enlatadora

Märzen: la lager alemana hecha en Parque del Plata
octubre 11, 2019
Cerveza de tu propia cosecha
noviembre 5, 2019

Hay una creencia bastante generalizada de que la cerveza en lata es de baja calidad. Pero en Uruguay, de a poco, ese prejuicio como tantos otros, se va venciendo. Ya son varias las cervecerías que enlatan (Davok, MalaFama, Índica, Don Mostacho de Salto, Gulp, entre otras) y todo indica que en poco tiempo se sumarán otras. La lata emprendió un camino sin retorno y bien fundamentado lo tiene.

Luego de un tiempo de pruebas, finalmente la semana pasada la cervecería Oso Pardo enlató por primera vez su APA Citra Hibernation. La idea es enlatar, en principio, cuatro de sus estilos más vendidos: IPA Bear Hunt; Maracuyipa; y su Neipa Mystic Haze, además de la Citra. «En un par de meses seguramente enlatemos algún estilo más» nos comentó Iván Cándido, uno de los socios de Oso Pardo.

El envasar la cerveza en lata, a pesar de los prejuicios, es muy beneficioso para el producto, en primer lugar, porque lo protege de la luz y la oxidación; pero además para los cerveceros, porque les permite mejorar la ecuación de su negocio en cuanto a logística y distribución. Eso sí, hay que producir bastante para amortizar la inversión en la enlatadora y en las latas, sobre todo si estas vienen de China, donde se exige la compra de al menos un contenedor.

De colección. La primera lata comercial de Oso Pardo.

Para Iván, la ventaja de la lata es múltiple. «La más notoria es en la calidad del producto, ya que no deja pasar la luz y eso hace que se conserve mejor la cerveza».

Otras ventajas no menores son el peso de la lata respecto a la botella, la facilidad para el almacenaje y el transporte, y el hecho de que son reciclables.

Por ahora no tienen pensado enlatar para otras marcas. Y esta semana se enlata la Marcuyipa, una de sus cervezas más «famosas».

Si querés comprar latas tendrás que ir a alguno de sus dos bares: Tierra de Osos y Oso Bar solo por la noche. Iván nos adelantó que tienen ganas de abrir el bar de la fábrica (Tierra de Osos) durante el día para que los clientes pueda pasar a comprar latas y llenar growlers. «Queremos que la gente pueda ir a la cervecería y ver cómo trabajamos y lo que hacemos» dijo. Ya nos dieron ganas de ir y traernos unas cuantas latas para compartir con la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *